La opción de aprender actuando y sirviendo

Por Jimmy Pinilla, Director de Escuela Media

En los procesos constructivistas de indagación que se encuentran en los fundamentos pedagógicos del PAI, la acción (aprender haciendo y experimentando) se constituye en un elemento esencial. Como parte esencial de la acción encontramos el servicio como un común entre los procesos del IB y la filosofía del Gimnasio Femenino desde su fundación. Es por esto que las estudiantes de la Escuela Media deben esforzarse por ser personas que practican la solidaridad con sus comunidades influyendo positivamente en la vida de las personas y en el medio ambiente.

Es frente a esta necesidad que en las Unidades de Indagación que se trabajan en el PAI las estudiantes están aprendiendo a interpretar los diferentes contextos en los que transcurre la vida: familiares, sociales, ambientales, académicos, entre otros. Para que sean capaces de detectar necesidades específicas y actuar de manera responsable, continua y responsable.

La acción ha de ser el resultado práctico de los aprendizajes de las estudiantes y este aprendizaje práctico debe ser modelado en un servicio efectivo a la comunidad. Cuando las estudiantes desarrollan acciones responsables y contextualizadas desarrollan habilidades esenciales y  pueden llegar a:

  • Sentir empatía hacia los demás
  • Realizar pequeños cambios en su comportamiento
  • Abordar proyectos más importantes y de mayores dimensiones
  • Actuar de modo independiente
  • Actuar en colaboración con los demás
  • Realizar acciones concretas
  • Sugerir modificaciones a un sistema existente en beneficio de todos los interesados
  • Ejercer presión sobre personas que pueden actuar desde una posición más influyente[1]

Pero estas acciones han de trascender los espacios de aula y evolucionar (más allá de hacer algo por los demás) logrando colaborar con los demás en compromisos compartidos para lograr el bien común.

Para el Gimnasio Femenino estos procesos no son novedosos, ya que el servicio y la responsabilidad social han formado parte esencial de esta institución. Espacios gimnasianos como la Interpretación de Contextos: trabajo con adultos mayores y primera infancia; lazos fraternos y de trabajo con la Fundación Ana Restrepo del Corral; apoyo a causas específicas; la seriedad del Proyecto Ambiental Escolar (PRAE); nuestra integración directa con el bosque, entre otros; han dejado en nuestra comunidad estudiantil un sello distintivo que ha permitido que los espacios académicos en los que deben desarrollar las estudiantes sus acciones, sean asumidos por ellas más que como un reto como una opción que han tenido en sus corazones desde el mismo momento en que entraron a formar parte de la Comunidad Gimnasiana.

[1] El Programa de los Años Intermedios: de los principios a la práctica. Guía publicada por el Bachillerato Internacional.

X