ADMISIONES
Femenino Post > Anotaciones sobre los talleres con papás Volver

Anotaciones sobre los talleres con papás

Por: Jimmy Pinilla Castillo, director de Escuela Media

Los días 14 y 15 de septiembre tuve la maravillosa oportunidad de desarrollar un taller con algunos papás de la Escuela Media llamado “¿Cómo aprenden nuestras hijas?”. Este espacio sirvió para que los acudientes de las estudiantes tuvieran la oportunidad de conocer vivencialmente la metodología base de aprendizaje: la indagación. La actividad me dejó una gran experiencia y algunos puntos de reflexión que quiero compartir en este espacio:

·       A los papás también les encanta aprender. Una de las grandes ventajas del taller es que los participantes pudieron vivenciar una corta unidad de indagación. En ella encontraron que los procesos se enseñanza buscan que las estudiantes puedan aprender la manera como las diferentes disciplinas producen conocimiento. Los papás pudieron verse como estudiantes y disfrutar de conocimientos novedosos que los llevaron a entender la riqueza de tener una actitud de aprendizaje para toda la vida. Muchos reconocieron la importancia del aprendizaje interdisciplinar y cómo éste responde a las necesidades reales del mundo.
Los papás encarnaron lo que significa “adoptar una actitud de aprendizaje para toda la vida”, descubriendo que sus conocimientos y experiencias tienen mucho que ofrecer a la escuela y que los procesos de la escuela puede renovarles su visión profesional.

·       Quienes comprenden son capaces de acompañar. En la medida en que los padres pueden conocer y comprender la manera como se realizan los procesos de enseñanza, pueden desarrollar habilidades de acompañamiento más eficaces para sus hijas. Es así que la labor del padre se convierte, más que una supervisión, en una compañía para el viaje de aprendizaje de sus hijas.
Es conociendo las herramientas, las metodologías, las didácticas y los propósitos como los padres se convierten en un agente protagónico del aprendizaje de las estudiantes. Ellos logran reconocerse como actores que pueden guiar también desde la casa los procesos de indagación, entendiendo las etapas que se encuentran desarrollando sus hijas.

·       El acercamiento a la escuela permite que se construya el equipo. Han sido muchos los discursos que se han realizado sobre la coherencia entre la escuela y la casa, pero son estas oportunidades de cercanía las que nos permiten construir un equipo real en el que el fin común es la educación integral de nuestras estudiantes. Así, en los talleres propuestos se integraron no solamente el Director de Escuela y los padres, sino que también algunos docentes formaron parte activa de las dinámicas propuestas para la actividad.  
A través de la aplicación de las herramientas de evaluación y la explicación de las rúbricas de evaluación, los papás conocieron a los profesores en su faceta de educadores. Esto permitió que en el espacio se generarán conversaciones sobre la forma como se desarrolla el acompañamiento en las clases y la manera como cada una de las áreas evalúa el progreso de las estudiantes. Esta acción permite que la relación docentes-padres sea más auténtica y logren entender como cada uno de los lados de la dupla trabaja para conseguir lo mejor de los procesos de acompañamiento.

·       El “cambio de chip” no solamente es de la escuela. La manera como las nuevas generaciones están aprendiendo nos pone de cara a la necesidad de crear espacios nuevos de enseñanza. Lo anterior se restringe únicamente a la escuela, ya que no es un lugar exclusivo en el que aprenden las estudiantes.
La información ya no es el privilegio de algunos, sino que se ha democratizado, permitiendo que una gran parte de la población tenga acceso a la misma. Esto es importante, porque el centro de la educación no puede seguir siendo cómo llegar a la información sino cómo producir un conocimiento desde una postura crítica y responsable del mundo; y esta tarea nos compete tanto a padres como a profesores.
Considero que la reflexión más importante es que estamos realizando un trabajo pedagógico que entregará grandes frutos en la medida en que cada uno de los agentes involucrados se responsabilice de su rol y logre trabajar en equipo por el mismo fin: una educación de calidad que logre transformar el mundo en uno mejor.
 

Anotaciones sobre los talleres con papás